7 nov. 2010

O de Obsesión.


Yo dormía encerrada en una cárcel cálida, atrapada entre sus piernas y sus brazos.
Nadie me había besado así antes. Nadie me había follado así antes. Temo que nadie volverá a hacerlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario